terça-feira, abril 08, 2008

UM OLHAR DIFERENTE
NA POLÊMICA SOBRE O
FUTEBOL NA ALTITUDE


Um dos assuntos mais palpitantes do futebol hoje em dia é essa polêmica sobre os jogos na altitude. Envolve ciência, pesquisa, mas também o direito de se jogar futebol onde se nasceu, onde se vive. Sempre precisamos saber todos os lados envolvidos na questão.
Deixo aqui uma entrevista de um médico boliviano sobre o tema, publicada no jornal El Deber.

Al grano. “La altura no daña la salud” • Médico •

Jorge Flores Aguilera formó parte del equipo que en 1995 elaboró un estudio completo para defender la altura. Hace un análisis estadístico-médico

• Profesional • Está inmerso en la medicina deportiva desde 1969, formando parte de la comisión en Blooming
Mauricio Cambará F.
Formó parte de la comisión médica que en 1996 elaboró un minucioso estudio estadístico-médico que fue defendido en Zürich, para evitar que la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) vete las ciudades con una altitud mayor a los 2.500 m. Aquella vez y con un trabajo en conjunto, se logró revertir la situación, aunque de nuevo ha sido reabierta. ¿Por qué? Según el doctor Jorge Flores Aguilera, por la presión de los clubes grandes de Europa que no estarían de acuerdo con que se les otorgue diez días a sus estrellas sudamericanas (la mayoría argentinas, brasileñas, paraguayas y uruguayas) para cada partido de eliminatorias en la altura. “Es el único argumento real, porque después el médico, hemos demostrado que jugar en la altura no afecta a la salud del deportista”, resume Flores.
- ¿Dónde cree que se origina todo esto del veto?- La detonante se dio en 1993 cuando Brasil pierde por primera vez en su historia en una eliminatoria, nada menos que frente a Bolivia en La Paz (3.577 m). A partir de ahí se buscan explicaciones, porque no cabía en la cabeza de nadie semejante derrota. Hubo preocupación por el tema, pero sólo de la altura, porque no se dijo nada cuando en Chicago, en la inauguración del Mundial de Estados Unidos en 1994, Bolivia jugó ante Alemania bajo un calor asfixiante que sofocaba, porque la cancha también había sido rociada originando un vapor que fue infernal.
- ¿Qué tipo de explicaciones se comienzan a buscar?- Médicas, desde ese punto. Brasil y Argentina, los países que no querían jugar en la altura, afirmaban que subir era peligroso para la salud. En esa época la comisión de medicina deportiva de la FIFA también vetó los estadios a más de 2.500 m, pero hubo un movimiento en tres sentidos: político, que se hizo con los gobiernos; un lobby deportivo, con las asociaciones sudamericanas y mundiales y por último, ante la misma FIFA. Eso sí, fueron autoridades deportivas las que participaron en la decisión.
- ¿Cómo se comienza a hacer el estudio médico, parte vital en la defensa de jugar en la altura?- La parte estadística estuvo a cargo de mi persona y los estudios de biología de la altitud, análisis médico en las pruebas tanto de capacidad aeróbica, capacidad ventilatoria y de lactato, la hizo el Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA), con la colaboración nuestra en las ciudades bajas. En la parte de jugadores adaptados se tomó en cuenta a los de The Strongest, y en la de los no adaptados que era nuestro mayor interés, a los de Blooming, Oriente, y varios de los jugadores que integraban la selección nacional. Se conformaron dos equipos: uno de altura y otro del llano. Se analizaron a 36 jugadores en total.
- ¿En qué se basaron los estudios realizados aquella vez?- En varios aspectos, como estudios antropométricos y demográficos, estudios de concentración de emoglobina de los adaptados y no adaptados a la altura, de capacidad aeróbica y anaeróbica, de frecuencia cardiaca y estrés fisiológico. Lo de la frecuencia cardiaca y lactato se hizo durante los partidos y después, en resposo, tanto en la parte alta como en la baja.
- ¿Cuántos partidos fueron tomados en cuenta para el análisis?- 2.748 encuentros disputados desde la fundación de la Liga de Fútbol Profesional Boliviano, hasta 1995 en que se elaboró la defensa. Durante el proceso, le consultamos a cada uno de los médicos de los equipos nacionales que nos relaten las reacciones adversas de sus jugadores al haber subido a la altura sin estar adaptados y lo mismo cuando venían acá, a la parte baja.
- ¿A qué tipo de conclusión se llegó aquella vez?- Una médica, en la cual no fueron relatados casos de patología (daños en el organismo) con insuficiencia respiratoria, parada cardiaca, accidente vascular cerebral o deshidratación aguda. Esto, como te digo, desde 1977 en que se jugó el primer partido de Liga. Entonces, con la parte estadística-médica se llegó a demostrar que jugar en la altura no había matado a nadie, pese a que se sube y se baja constantemente.
- ¿Y qué otra cosa les llamó la atención de ese mismo estudio?- Del trabajo médico que se llama fisiología y fisiopatología del jugador del llano que sube arriba, obtuvimos conclusiones interesantes como, por ejemplo, que existe disminución de la capacidad aeróbica (resistencia) y principalmente anaeróbica (reacción, velocidad) de los no adaptados. Lo mismo que tienen una mayor frecuencia cardiaca, o sea que se acelera un poco más el corazón. También hay acumulación de lactato que hace que aparezca cierto grado de alcalosis respiratoria, pero que en ninguno de los casos llegó a afectar la salud del deportista. En conclusión, sí se puede jugar en la altura, claro está, con una buena preparación física, sicológica y técnica.
- Esto contradice el informe de la FIFA del 95 y de este año que justifica el veto porque supuestamente va contra la salud del jugador...- La comisión médica de la FIFA dice que jugar en la altura es peligroso, pero los estudios del IBBA que se hicieron en La Paz, Oruro y Santa Cruz ratificaron que ni estadística ni biológicamente ha pasado algo. En la estadística es cierto que hay un mayor número de victoria en los equipos locales, pero eso pasa en cualquier parte del mundo. Es cierto, jugar en la altura nos da un poco más de ventaja, pero vuelvo a recalcar, no es atentatoria contra la salud del futbolista.
- ¿Cuánto ayuda la planificación médica previa a un partido?- Por supuesto que hay mejoría gracias a la medicina deportiva y es por eso que São Paulo de Brasil, ganó en La Paz y Oruro y también la selección chilena vino y nos dio una lección en la anterior eliminatoria. Los chilenos hicieron la preparación en cámaras hipobáricas. Hipo quiere decir menos presión admosférica o donde hay menos concentración de oxígeno. Esto pasa en la altura, hay menos presión barométrica; por lo tanto, las moléculas de oxígeno están dispersas en el aire y el organismo para captarlo necesita una inspiración más profunda o necesita aumentar el número de frecuencia respiratoria. Pero con la preparación de ejercicios anaeróbicos, con una buena preparación física y una buena alimentación, se puede disminuir los efectos, a tal punto de ser imperceptible para muchos.
- Viendo a los jugadores de Flamengo en Potosí en el partido por la Libertadores, ¿la altura afecta más cuando hace frío?- Yo estuve en ese partido porque fui a hacer el control del dopaje, y me llamó la atención el show mediático que hicieron los brasileños. Primero hablé con el médico del club, el doctor Serafín, y él me pidió diez tubos de oxígeno, o sea uno por jugador en cancha. Le dije que era la primera vez que veía algo así, que viviendo en Bolivia, nunca antes un equipo había pedido semejante cantidad de tubos. Le pregunté por qué de la decisión, y me dijo que estaba seguro de que la altura les iba a afectar, ya venían ellos desde Brasil con la idea. Sólo les consiguieron cuatro tubos.
- Pero se los vio constantemente acercarse a un costado a respirar...- Te voy a decir algo, los tubos nisiquiera eran abiertos, porque no se percataron de que debían abrir primero la válvula principal. De nada servía que se acerquen a un costado a respirar, porque ¡no salía nada, en serio!. Y luego dijeron que estaban ahogados. Después los jugadores que fueron a la sala para realizar el control de dopaje, estaban bien, ni siquiera les noté fatiga. Eso sí, tenían frío porque había llovido, pero eso también lo sufrieron los mismos jugadores bolivianos.
- ¿El oxígeno en los tubos, ayuda a recuperar las energías?- Absolutamente en nada porque un futbolista en plena acción que sale al costado de la cancha no va a respirar más que seis litros por minutos, y eso no le permite recuperar energías. Yo estuve en la comisión médica de Blooming desde 1969, o sea desde que llegué de Brasil, a invitación de Tito Paz, y desde entonces hemos estudiado muchas cosas y llegamos a la conclusión que llevar tubos de oxígeno de no sirve, no tiene un efecto que signifique mejoría en el transcurso de un partido que es donde interesa en este caso.
- ¿La altura ha sido motivo de duro enfrentamiento en congresos de médicos a los que fue?- En 1990 participé junto a Enrique Vargas (director del IBBA), yo enviado por la Conmebol, de un congreso de medicina deportiva de la FIFA en Zúrich. Ahí presentamos un trabajo que era la ampliación de lo que se defendió en el 96. El argentino Raúl Madero, que forma parte de la comisión de medicina deportiva de la FIFA, insistía en meter el tema, pero como habíamos hecho el estudio, conseguimos pararlo, quedó tranquilo junto a los otros médicos y el tema no pasó a mayores. Ellos dijeron su parte, nosotros la nuestra y listo. Pero me quedé con la pena y, desde entonces, he dicho que Bolivia no tiene que parar de estudiar nunca la altura porque mientras exista fútbol, Argentina, Brasil y tal vez otros países, van a querer vetar a las ciudades arriba de los 2.500 m.
- ¿Cuánto les impactó las muertes del camerunés Foé, de Miklos Feher y de Serginho en partidos con temperaturas calientes?- Esa conclusión ya la habíamos sacado en el 96, cuando observamos que los jugadores que bajaban tenían más tendencia a la deshidratación, al desequilibrio hidroelectrolítico que son las pérdidas de cloro, calcio, potasio y magnesio.- ¿Qué es lo primero que se hace cuando sucede un caso así?- Es necesario analizar en qué condiciones murió un jugador y de ahí hay que hacerle estudios anatomopatológicos para ver si tenía un soplo en el corazón, un anaeurismo y lo demás. Cuando se descarta que había una causa ‘predisponente’, ahí se dice que la causa fue tal, pero generalmente un jugador que ya tenga una patología ‘predisponente’, es más susceptible de fallecer en condiciones adversas, como es el caso de las altas temperaturas y la deshidratación.
- ¿Qué puede pasar si sucede en el país un caso como el de Foé, Feher o Serginho?- El estudio sería biológico. Con jugadores normales, sanos y buena preparación física, está comprobado que esto no sucederá, y si se da, habrá que ver de qué falleció, porque uno puede perecer hasta caminando en la calle y ya eso no tiene que ver con la altura.
- ¿Es la parte estadística lo más fuerte para sustentarse en el derecho a jugar en ciudades altas?- La parte médica la utiliza con la finalidad de justificar una suspensión a los estadios a más de 2.500 m., pero esta parte tropieza y cae fuertemente cuando se pasa a la parte estadística. Ahora la distorsión en cuanto a resultados también se da en los equipos que bajan a jugar al llano.
- ¿Es la altura un tema que debe discutirse siempre en los congresos de medicina deportiva?- Siempre va a existir la discusión de si la altura afecta o no. Vuelvo a decir que está demostrado estadísticamente que la altura no afecta la salud, sí a los resultados, y eso hace que unos se sientan más afectados que otros.
- ¿Cómo es la comisión médica de la Conmebol?- A mi conocimiento, hasta hace dos o tres meses la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) no tiene una comisión médica, sólo tiene una comisión de dopaje (Flores forma parte), pero es necesario que exista lo primero, que se aproveche todo esto para crearla, porque es necesario que estos temas que atañen sólo a Sudamérica y no al resto del mundo, no vayan a la FIFA antes de ser debatidos ampliamente por médicos sudamericanos. Eso es una desventaja para los países que tienen altura, porque no se la debate; entonces, como Raúl Madero es representante de la Conmebol, lo lleva directamente a la FIFA sin antes haber pasado por un filtro.
Sus frases
“Lo de Flamengo fue un show mediático. Antes de llegar a Potosí ya le temían a la altura”
“Mientras se juegue al fútbol, Bolivia no debe dejar de estudiar jamás el tema de la altura”
Perfil
El médico del fútbolJorge Flores Aguilera es uno de los médicos más reconocidos del país en la medicina deportiva. Hizo especialidades en San Pablo, Texas, París y en la UPSA de Santa Cruz. Formó parte del equipo médico que en 1995 elaboró un informe junto al Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA) que fue defendido en Zürich. Trabaja en la clínica Niño Jesús y forma parte de la comisión de dopaje de la Conmebol. Además de español habla inglés, francés, portugués e italiano.

6 comentários:

renato disse...

Olá,Nori!!! Vi uma reportagem no Globo Esporte de hoje (08/04),aonde o repórter Raul Quadros,falava exatamente sobre a altitude, e pasme, o ano era 1978, portanto no mínimo à 30 anos discutimos este assunto em rede nacional sem chegar a um acordo que agrade aos dois lados...Sempre defendi que cada clube tenha o direito de sempre jogar em seu estádio, seja ele que tamanho for,e
quanto a uma Seleção nacional, creio que o direito seja o mesmo, agora, se os atletas tem que respirar em cilindros de oxigênio para conseguir jogar normalmemte, alguma coisa está muito errada, mas parece que vão esperar alguma coisa mais grave acontecer para tomarem uma atitude...Não tenho conhecimento médico para opinar, mas me parece óbvio que algo está muito errado, voçe não acha???

Um abraço,
Renato Molitsas

Nori disse...

Renato, tudo bem? O tema é polêmico e precisa ser estudado sob todos os aspectos. Como diz o médico na entrevista, não há prejuízo à saude segundo as pesquisas dele. Agora, o que seria mais prejudicial, jogar na altitude ou às 11 horas sob o sol do interior paulista ou às 15hs no Maracanã? É um tema complicado. abs.

Homero disse...

Maurício,
Sobre o tema, faço ainda uma pergunta: o que é mais perigoso? jogar na altitude de Cuzco ou no Rio de Janeiro da dengue?
Admiro muito o seu trabalho.
Abraço
Homero

Homero Orefice disse...

Nori, tudo bem?
Antes de mais nada, admiro demais o seu trabalho. Sobre o tema, tenho mais uma pergunta a fazer: o que é mais perigoso, jogar na altitude de Cuzco ou no Rio de Janeiro da dengue?

Alexandre Fernandes disse...

Venceremos! Não importa onde seja o jogo. Venceremos!

Alexandre Fernandes disse...

Eu não falei!
:)